1000 reproducciones = 1 dólar

Los artistas uruguayos no reciben una justa remuneración por difundir su música a través de Internet. Éste es, según Diego Drexler, músico y Secretario General de la Asociación General de Autores del Uruguay (AGADU), el principal problema que enfrenta el ámbito musical hoy en día.

diego
Diego Drexler

Previamente, este rubro tuvo que superar el desafío de las descargas ilegales ya que cuando apareció internet, la web se plagó de sitios donde los internautas podían descargar música de forma totalmente gratuita. Esto vulneraba los derechos de autor y colaboraba con la creencia de que “no se puede vivir de la música”.

Con la aparición de nuevas plataformas digitales como Spotify, Apple Music, Google Play Music y Deezer entre otras de similar categoría, este problema ha disminuido. Estos sitios, que funcionan por streaming, (es decir que el usuario no descarga el contenido sino que lo escucha en línea) pagan mensualmente a los autores y otros agentes de acuerdo al número de reproducciones que tengan las canciones, promoviendo que cada vez se reivindique más el trabajo de todos los músicos.

Drexler calificó a estos sitios como “la salida que todos estábamos esperando” ya que lo considera “un servicio de buena calidad, que brinda contenidos que suenan bien, que brindan información del autor – como lo hacían los libretos que venían incluidos en la cajas de los discos -, pero que a su vez contemplan los derechos de todos los agentes que intervienen en la cadena”.

Según el Boletín de actividades 2014 de AGADU, la asociación está trabajando para firmar acuerdos con empresas como Limbo Digital y FaroLatino para asegurar que todos sus miembros puedan contar con capacitación en las herramientas de promoción, difusión y marketing digital de la música en las redes y los ayudan a recuperar el control de su contenido en línea.

De acuerdo con Diego Traverso, el coordinador del Departamento de Industrias Creativas de la Dirección Nacional de Cultura del Ministerio de Educación y Cultura (MEC) y también músico, los músicos no tienen ningún problema para percibir los pagos ya que éstos se realizan de una forma muy sencilla: la plataforma le crea al autor una cuenta bancaría virtual en sitios “del estilo de PayPal” y le acredita mes a mes lo que va generado.

diego traverso
Diego Traverso

Para Drexler el hecho de que ahora se pague a los autores por reproducción es un gran paso, pero no cree que la lucha haya terminado.

“El objetivo ahora es lograr que se pague de forma justa”.

¿Cuánto pagan a los artistas estos novedosos sitios que funcionan por streaming?

Es difícil conocer con exactitud cuánto paga cada una de estas plataformas a los artistas. El monto siempre depende de la trayectoria del autor y de muchas variables como por ejemplo, el país en el que reside, el número de seguidores, entre otros datos que nunca fueron aclarados de forma pública.

De todas maneras, Drexler aseguró que tienen datos que abalan que Spotify paga alrededor de 0,0012 dólares por reproducción a los artistas.

En total, Spotify asegura haber distribuido 2 mil millones de dólares a artistas de todo el mundo y planea que esa entrega continúe en alza dado que su número de usuarios Premium pasó de 0 a 15 millones en el período 2009-2015.

Apple Music, Google Play y Deezer tampoco declararon nunca cuánto pagan a artistas y desde AGADU especificaron no tener un registro. Sin embargo, Drexler dijo que todos pagan más o menos lo mismo, que es menos de un dólar.

“Lo injusto es que los creadores de estos sitios se están llenando de plata, incluso más que los propios autores. La discusión es que este negocio sea justo para todos y que permita a los creadores poder vivir de lo que hacen para que puedan dedicarse profesionalmente a eso”, puntualizó.

Es importante destacar que, de acuerdo con el Dr. Hugo Di Carlo, quien se desempeña como director de Distribución y Licencias Especiales de AGADU, la entidad no cuenta con un registro de cuántos músicos obtienen una retribución por difundir su música a través de Internet en Uruguay. Sin embargo, cada vez son más y hoy en día son muy pocos los que no tienen presencia en la web a pesar de que la paga no sea buena.

¿Cómo funcionan estos nuevos sitios?

Las nuevas plataformas funcionan tanto en computadoras como en dispositivos móviles. Esto implica que las personas acceden a los contenidos desde cualquier parte a través de sus teléfonos celulares.

 

spotify

Spotify exige a los usuarios que creen una cuenta. La misma puede ser gratuita o “Premium”. La primera se sustenta a base a publicidad por lo que quienes eligen esta opción deben tolerar anuncios publicitarios de forma reiterada durante la utilización del servicio. Además, no permite pasar de canción más de tres veces. La versión Premium, por su parte, es paga por lo que no cuenta con publicidad. El usuario puede elegir la canción que desea escuchar y no debe soportar los anuncios. En Uruguay, el precio del servicio es de 5.99 dólares al mes, aunque existen promociones esporádicas que permiten abaratar el costo. Por ejemplo, de momento quien se haga socio pagará los primeros tres meses a 0.99 dólares.

Es importante destacar que el precio mensual de Spotify varía de acuerdo al país de origen del internauta. En Estados Unidos el valor de la cuenta “Premium” es de 9.99 al mes. Esto se debe a que cuando los artistas cargan su música, se les pide que seleccionen en qué países quieren que esté disponible. Estados Unidos tiene una oferta musical mayor a la que hay en Uruguay por lo que allí el servicio es más costoso.

En total, Spotify tiene 75 millones de usuarios de los cuales 15 millones abonan el servicio y los restantes 60 millones utilizan la versión gratuita sustentada a base de publicidad. El45% de ellos acceden al servicio a través de la versión de escritorio. El 42% a través de Smartphones, el 10% por tabletas y el 3% por la versión web.

Estos datos pueden observarse en la gráfica a continuación.

 

graficaDeezer es un sitio donde cada usuario personaliza su cuenta de acuerdo a sus gustos musicales. Su costo mensual es de 8.49 dólares. Cuenta con playlists predeterminadas que permiten al usuario elegir un género y evitar tener que buscar canciones permanentemente. Tiene 10 millones de usuarios activos.

Google Play Music cuenta con la particularidad de que se sincroniza automáticamente en línea en todos los dispositivos, por lo que el usuario no debe preocuparse por cuánto pesa cada canción. Su costo es de 9.99 dólares al mes y no especificó nunca de forma oficial con cuantos usuarios cuenta.

Apple Music, el servicio de Apple, es una de las empresas predilectas de muchos amantes de la música. Sin embargo no está disponible para personas que vivan en Uruguay. Su valor mensual es de 9.99 dólares al mes.

Todos estos sitios funcionan de forma muy similar a pesar de tener pequeñas variables. Dependerá del internauta evaluar con cuál se siente más identificado.

¿Por qué gustan tanto?

Consultamos a un grupo de jóvenes que dieron su opinion sobre las plataformas en streaming. Conocé lo que piensan a continuación.

 

Además, este sitio brinda ideas muy interesante sobre cómo incorporar la música a otros ámbitos de tu vida.

 

 

¡Aprendé a usar Spotify!

YouTube vs. Plataformas

Es importante diferenciar a YouTube del resto de las nuevas plataformas musicales nombradas anteriormente. Si bien permite escuchar música en streaming, Spotify, Apple Music, Google Play Music y Deezer le cobran al usuario por utilizar el servicio, lo que hace que sea más sencillo retribuir a los artistas.

Youtube, por su parte, puede utilizarlo cualquier persona de forma gratuita. Sin embargo, artistas y entidades de gestión colectiva han hecho fuerza durante años y según Drexler, han logrado que este gigante haga el primer pago para Latinoamérica.

“Todas las entidades de América se juntaron el año pasado (2014) salvo Brasil y México y negociaron directamente con Google y YouTube y ya hicieron un pago. Y están pagando”.

De todas maneras, la mayor parte de los artistas uruguayos no percibió ese ingreso dado que el sistema es muy burocrático y se remunera de forma tan insignificante que quizás muchos deban esperar más de un año para percibir cerca de 500 dólares.

Mentalidad uruguaya

Traverso concuerda con Drexler en cuanto a que la cantidad que pagan estos novedosos sitios es muy poco. Sin embargo, considera que el principal problema lo tiene “el uruguayo” que cree que puede tener un sueldo sólo porque sus canciones se reproduzcan en Internet.

Explicó que en realidad, la web debe comprenderse como una herramienta publicitaria ya que para lo único que sirve es para hacerse conocer y eventualmente luego vender un mayor número de entradas en un show “que es ahí donde se hace plata”.

Traverso explicó que los artistas nacionales suelen sorprenderse al recibir los montos y ver como sus canciones superan las miles reproducciones, pero cree que el error es de los propios artistas por esperar algo que no existe en ninguna parte del planeta.

Según su punto de vista, parte de la responsabilidad de este hecho es de los sellos uruguayos que “están bastante retrasados” porque funcionan con un modelo de negocios al que considera obsoleto.
“En otras partes del mundo el sello te hace prensa y cobra un porcentaje de las descargas digitales. Acá se venden discos y hoy en día nadie vive de eso. Los discos dentro de lo que es un negocio no existe”.

 

riki
Ricardo “Riki” Musso

Ricardo ‘Riki’ Musso, ex integrante de la reconocida banda uruguaya El Cuarteto de Nos y actual músico independiente, tiene una creencia similar. Considera a Internet “una herramienta maravillosa” a pesar de nunca haber recibido dinero directamente de Spotify, donde almacena sus canciones, o de YouTube.

Explicó que comprendió la magnitud de este recurso cuando viajó a Chile para lanzar su primer disco como solista en noviembre de 2014 y el dueño de la discográfica con la que trabajó le explicó que obligatoriamente debía cargar las canciones a Internet antes de lanzar el disco para hacerlas conocer. Sólo después de que obtuvieran un alto número de reproducciones el sello sacaría el disco. De lo contrario, temían que no fuera vendido.

Sin embargo, en Uruguay la situación se dio al revés.

“Los sellos de acá me decían ‘¿para qué te voy a sacar el CD si no lo tenés en Internet? No tiene sentido sacar el disco a la venta. Hay que entender que Internet no da plata, pero sirve para que después te compren una entrada y ahí sí puedas obtener tu sueldo”, explicó.

En marzo de 2015, en la tradicional Semana de la Cerveza que se festeja en el departamento de Paysandú, Riki cobró 14 mil pesos uruguayos por tocar una hora y media.

“No sé si las entradas que vendí fueron por estar en Internet. Pero eso es lo que te da plata. Y cuantas más entradas vendas, más ganas”.

Frank Lampariello
Frank Lampariello

Frank Lampariello, ex bajista de la banda Hereford y actual integrante de Hermanos Brother, expresó que nunca recibió un pago ni de YouTube ni de Spotify.

Dijo que la música la carga a internet porque allí tiene todos sus contactos con medios de radio, televisión, revistas, diarios y le es útil al realizar una rueda de prensa.

Expresó que en un momento consideró el hecho de lanzar una playlist en lugar de un CD y cobrar por descargar las canciones, pero no lo hizo porque “eso funciona mucho más en el norte” ya que “en Uruguay el que tiene tarjeta de crédito para hacer eso no es el joven roquero”.

“Le tendría que pedir a los padres. Y además el típico roquero no es el que tiene los padres con plata de sobra que le dicen ‘sí hijo. Te compro la playlist’. Le dicen ‘andá a la disquería y cómpratelo’. Y además hay una desconfianza real todavía de lo que son las compras por Internet”, puntualizó.

 

popo
Popo Romano

Popo Romano, el reconocido bajista y compositor uruguayo, también dijo que aún no recibió ningún pago por difundir su música en Internet. De todas maneras, eso no le llama la atención ya que cree que al músico nunca se le reconoció su trabajo porque “hoy en día todo lo relacionado al trabajo está asociado con el esfuerzo y el sacrificio” y el músico disfruta mucho de lo que hace”.

Desde su punto de vista, esto siempre dificulta los pagos.

Según dijo, está al tanto de que YouTube realizó un pago para Latinoamérica recientemente, pero también es consciente de lo burocrático que es el sistema, así que afirmó no tener apuro para cobrar la suma que sea.

Popo explicó que todo el dinero que recauda es porque tiene acuerdos tanto nacionales como internacionales con empresas que defienden su derecho de autor.

Expresó que considera importante colocar su música en Internet porque es una forma de crear comunidad y poder difundir su trabajo a nivel internacional, pero al considerarse “un defensor del derecho de autor” optó por cargar todas sus canciones incompletas.

“Hago como un muestreo. Las canciones que cargo las cargo incompletas, como un catálogo”, explicó.

¿El fin del CD?

Para Pablo Rocha, encargado del local de El Palacio de la Música ubicado en 18 de Julio y Ejido, el CD no murió ni va a morir. Según dijo, incluso hoy, en el año 2015, se siguen comercializando entre 50 y 100 CDs por día por local, cuando en “épocas de oro” (alrededor del año 2000) se vendían 200.

“El uruguayo es diferente en el tema del consumo del disco. Hoy de los 20 más vendidos, 15 son uruguayos. O sea que el público uruguayo tiene una fidelidad todavía de comprarle el disco al músico uruguayo”.
Incluso, explicó que en 2015, en lo que respecta a venta de CDs, la empresa comercializó un 15% más que el año pasado.
“En cualquier parte del mundo eso no existe. Lo lógico es que cada vez se venda menos”.
Esto se debe, según Rocha, a que muchas personas, principalmente los aficionados o los niños, prefieren la experiencia física frente a la experiencia digital.
Las declaraciones de Rocha dejan entrever que el modelo de negocios planteado por los sellos uruguayos no es del todo obsoleto como explicó Traverso.

Por su parte Andrés Sanabria, director del sello discográfico Bizarro, dijo que no hay ningún intérprete que haya dejado de trabajar con la discográfica para volcarse únicamente a las plataformas digitales.

“En ese sentido en particular no nos implicó ningún cambio”, explicó.

Sin embargo, la empresa ha hecho algunos acuerdos puntuales para el exterior y actualmente está trabajando en algunos acuerdos locales. Igualmente, Sanabria dijo que cuando en un futuro la música se comercialice de forma 100% digital la disquería seguirá teniendo un rol importante en la industria musical.

“Mandar fabricar CDs y mandarlos a una disquería no es lo único que hace Bizarro. Desde el armado de las campañas de promoción, apoyo a los shows o giras, asesoramiento de marketing, desarrollo integral del artista y un etcétera largo son algunas de las otras cosas que hacemos y no veo por qué no seguir haciéndolas”.

Nuevos fenómenos

rombaiRombai es una banda uruguaya de cumbia que cuenta únicamente con tres temas propios. Su música es difundida a través de plataformas en streaming dado que, al ser un fenómeno reciente (lanzaron su primera canción en diciembre de 2014), no cuentan con un CD.

Nathalie Rubizjstein, quien toca el güiro en Rombai, explicó que todos los integrantes de la banda perciben una retribución económica mensual. Sin embargo, explicó que aún no recibieron dinero por la cantidad de reproducciones.

La retribución, que prefirieron mantener en reserva, la obtienen de la empresa de telefonía Claro, que los contrató por el éxito que tenían en la web, de la venta de entradas de shows en vivo o de contrataciones particulares.

 

Venderse por necesidad

De acuerdo con un artículo publicado por El Observador el 13 de julio de 2015, cada vez son más los artistas que “se venden al bajo precio de la necesidad” al igual que tuvo que hacerlo Rombai con Claro.

Lo que sucede, es que ciertos autores, como Taylor Swift, Thom Yorke, David Byrne, entre otros han decidido evitar colgar sus canciones en los sitios que funcionan por streaming ya que consideran que se paga verdaderamente poco y que su trabajo vale más que eso.

La forma de recaudar dinero y poder vivir dignamente es entonces asociarse a empresas multinacionales y hacer publicidades.

Según el artículo nombrado “este tipo de actitudes son cada vez más comunes dentro de la cultura del entretenimiento. Los artistas se han visto envueltos en una vorágine comercial de la que no pueden escapar si desean participar del éxito y llegar a las grandes masas”.

Para las plataformas de música en streaming es muy importante contar con artistas de gran categoría. Por eso, cuando Taylor Swift retiró sus discos de Spotify le dedicaron este tweet.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s